martes, diciembre 23, 2014

Yo ya no debería escribir cosas como estas (en serio! Se perdió donde lo escribí primero, luego el lapicero no quería escribir cuando volví a internar escribirlo, le pedí uno prestado al mesero y el que me paso tampoco quería escribir)

Las musas ya no se acuestan con los poetas,
y es que tienen mejores cosas que hacer,
como chapear bolsillos mejor suministrados.
O mostrarse como trofeo
de quienes estaban dispuestos
a acabar con todos con
tal de que no quede nada.

Las musas ya no se acuestan con los poetas,
prefieren las cosas tangibles,
como largas uñas, pelo hindú,
cofres de metalurgia, maquinas,
apps, esclavos.
Y es que cualquiera con dos
dedos de ambición las entendería,
o es que usted por su mejoría
su casa no dejaría?

Las musas ya no se acuestan con los poetas,
y aun no entienden
como los soportaban,
todo el tiempo corriendo
tras ellas.
Que habían hecho para
pagar semejante condena?
O quizás no eran las musas correctas…



Aylan Feliz.