jueves, septiembre 21, 2006

Karma-Dharma

Una gota de sudor nublo su vista. El silencio en palacio, era un anuncio silente de que se esfumaba la madrugada. Paso su antebrazo por su frente, maldijo el calor de las llamas y a los que dormían embriagados de placer.

De pronto, una ráfaga de viento irrumpió al centro de la tienda, la fragua acuño un pasajero rojo intenso. Tomo la piedra, e inicio el ritual de la exaltación de la hoja. Con extremo cuidado froto el metal. Tras cada embestida, impregnaba el brillo, signo de orgullo indiscutible de la casa. El maestro confiaba en el, de no ser así, no había dejado en sus manos la terminación de la espada que debería estar en la cintura del emperador al amanecer. El silencio se volvía cada vez mas abismar, y solo era interrumpido por el ligero roce aplicado a la hoja. Unas nubes más oscuras que la noche misma, ocultaban una luna llena, radiante, intensa, inmensa y carente de su embrujante esplendor hipnotizador.

Suspiro al cargar su mente con las imágenes de las doncellas de la corte, pero casi arruina la firma del doyo, al recordar que todas debían estar embriagadas y agotadas por las embestidas de algún asqueroso noble. Volvió en si para dar los últimos toques cuando las primeras gotas de la tormenta caían sobre el cuero de la carpa. Coloco la espada en el estuche, observo el diminuto espacio, al fondo la fragua siempre encendida, el taburete de los instrumentos, el banco de trabajo y las almohadas para los forjadores.

Desde niño, había creído que la jerarquía del mundo estaba mal distribuida, pues los que construían los reinos, los que sembraban el campo, los que blandían y construían las espadas eran los últimos en importancia. La ira recorrió cada órgano de su cuerpo, salio encolerizado, las gotas parecían evadir su presencia. Se detuvo frente a un gran charco y quedo atónito al ver su imagen de rodillas mientras el emperador le nombraba caballero, con la misma espada que recién terminaba. Sonrió y cambio su porte por uno de los que solía observar en los nobles. Vio el cielo radiante, cargados de blancas nubes con formas de dragones ancestrales, el viento bajo de súbito y le pago tributo a su grandeza, el pelo danzo suspendido en el aire, mientras todas las doncellas secreteaban. Se detuvo la actividad de la ciudad, los carros, los comerciantes, la plebe, todos le saludaban y reverenciaban. Vio una gran luz que venia hacia el, le parecía que hasta los Dioses le recompensarían por tan hermosa obra de arte, la luz le cubrió y se despertó con un sobre salto. Un rayo había caído no muy lejos y el impacto lo arrojo varios brazos. Su maestro lo llevaba hasta el interior de la tienda.

- tu sonrisa delata dulces sueños, en medio de grandes peligros.

- si maestro, tuve un buen sueño.

Durante largo rato, el maestro observo la espada, las giro dos veces.

- Es una hermosa marca, sin duda tu sueño estaba guiado por ella. El emperador estará feliz de saber que un discípulo de la casa hizo tan hermosa espada.

- Gracias maestro. – hizo un profunda reverencia.

La inspección de la escuela inicio a las once de la mañana, el emperador recorrió todas las carpas y el doyo principal. Al final El maestro y su Discípulo le esperaban con la espada como presente. El emperador llego ante ellos, rodeado de majestuosos samuráis y soñolientos nobles.

- Majestad, acepte este humilde obsequio, forjado por el mas sobresaliente de mis discípulos.

El emperador tomo la espada, el cielo lucia radiante, cargado de blancas nubes con formas de dragones ancestrales, el viento bajo de súbito y el pelo del alumno danzo suspendido en el aire a la vez que sus ojos brillaban hasta el momento clave que había visto en sus sueños.

- Es una hermosa arma – El emperador sonreía y ante tan hermosa muestra de la inspiración humana – y su inscripción es una verdadera obra de arte. Sin duda su Discípulo será un gran maestro algún día.

Se marcho al decirlo, detrás le seguían los majestuosos samuráis y los soñolientos nobles.


Alguien.


Del otro lado del espejo.

Al fin arribaba al momento que había anhelado desde la rotura de sus sueños. El campo de batalla era inmenso. El sol brillaba en su armadura, por fin era libre y como si el cielo no fuera lo suficientemente bueno, frente a el estaba la oportunidad de ajusticiar al emperador insensato, que osó a desafiar el deseo que los Dioses le habían transmitido a través del rayo que ilumino aquella noche de tormenta, ya olvidada.

La batalla fue brutal, conocía el arte de las espadas, de su construcción aprendió en sus primeros años, hasta q abandono su aprendizaje siendo el más sobresaliente de los discípulos y en sus años de mercenario aprendió los misterios de la guerra. Era todo un temor en los campos de batalla, y esta vez se abría paso a través del campo. Lo vio, era la oportunidad perfecta, corrió hasta el, la mitad de su circulo de protección real cayo ante el filo de su espada, el Emperador giro bruscamente y solo logro interponer su espada ante el avance bestial de su atacante.

Mientras su espada caía echa añicos, justo antes de cerrar los ojos, logro observar la marca del doyo que en una noche olvidada había forjado.

El emperador extasiado por la victoria ante el último de sus enemigos, paso directamente ante el maestro de la escuela de forjadores:

- Maestro, Maestro, vengo a condecorar, es mas, a hacer noble de ni corte al discípulo que forjo la espada que hoy a salvado mi vida.

El maestro apenado, respondió:

- Lo siento emperador, hace tiempo aquel discípulo abandono la escuela.

El emperador marcho triste, sin entender por que, mientras todas las doncellas secreteaban. Se había detenido toda la actividad de la ciudad, los carros, los comerciantes, la plebe, todos le saludaban al emperador y le reverenciaban.


Alguien.

22 comentarios:

Mich dijo...

Muy Bueno!

Demetrix dijo...

Vaya, siempre he admirado tu forma envolvente de escribir, de manera que uno pueda adentrarse en la historia y formar parte de ella...

Avalon's Butterfly dijo...

Mi hermano que separe los post.... En que idioma t elo voy ha decir!!!

Ivy dijo...

Apero! muy lindo! muy chulo!

Alguien dijo...

Mich; Nosotros no hubieramos sido nada sin el apoyo de todos ustedes, algunos siguen hasta hoy; Gracias Totales. :-D

Demetrix; agachate en la parte en el emperador decapita al disipulo, q esas estillas de metal no preguntan para cortar ;-)

Mire Doña avalon; no se me atrofie despues de grande y q sea la ultima vez q me opine sin leer, recuerde q en el control esta la luz, no permita q el ego monte sobre usted y haga estrallar la ira. :-D

Ivy; Te declaro la maestra del castillo, pq proporcionas la eneregia q me mantiene luchando.

Will dijo...

yo soy de la plebe..puedo leer verdad?

Lunatica!! dijo...

y uno se sumerge en la historia nos llena quizas por que lo que leemos es donde la mente nos lleva, saca nuestro cuerpo por un momento,

abrazos querido,

adri lines dijo...

es cierto lo ke dice demetrix, uno se adentra en la historia, imagina, siente y le agrada lo que escribes, pues nos llevas como un cuento a esa forma tan peculiar de ser tu mismo

ShellyGo dijo...

Me encantó, excelente !!!!

As Always :D

Amy Castro dijo...

Excelente.... y si, las jerarquias estan en muchos casos mal construida.

Odanis dijo...

Eres un maestro de lo sublime, escribes en un ambiente de extranesa de la realidad, lo mejor de todo es que vas en camino de la transformacion intelectual al no dejar de tocar tus sentimientos ocultos...sigue asi me gusta.

Gabriel A. del Goto dijo...

te quedo como un conconete de santiago :D chulo sencillo y compacto, me gusto mucho tu objetividad

A-X dijo...

Es muy interesante tu manera de escribir. Relatas muy bien. Saludos

Carolina Hdez dijo...

hey!!! andaba meciendome en tus letras... se me hizo divertido, placentero y me senti en casa... tamb me tienes como nueva lectora... me sorprenden tus pensamientos... aaah y k bueno k cuentes con seres d luz,en este caso tus amigos, los amigos k nos salvan sin tener k pedirselo :D bsos . Ami/Ca

Floralba dijo...

Tuve que dedicarme detenidamente a leerlo, para entender bien, para captar el mensaje, para que nada me distrajera...valió el esfuerzo!!

Nicolas D Anconia dijo...

Me han hablado de ti

Princesa dijo...

Te transporta y te hace bailar al ritmo de tu historia como te de la gana a ti de como caminar y hasta con que ropa!!! magico sencillamente....

Alguien dijo...

Will; si tomamos en cuenta q lo escribio la plebe, si claro q puedes.

Lunatica; vamos a la torre del castillo, hoy quiero verte fuamr, mientras me ahogo en vino.

Adri; hay me decubriste :-$

Shelly; Hermanaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Amy Castro; gracias por traer tu Luz, y veremos como cambiar, el mundo seguira igual por un buen rato.

Odanis; "Eres un maestro de lo sublime, escribes en un ambiente de extranesa de la realidad, lo mejor de todo es que vas en camino de la transformacion intelectual al no dejar de tocar tus sentimientos ocultos...sigue asi me gusta" palabras asi me motivan a seguir, Mil Gracias, nada mas puedo decir :-D

gabriel, viendo como usted escribe, es un honor q digas eso.

A-X; me gusta tu propuesta de fotografia y texto, muy chula.


Carolyna, Asi sea.


Florarba, si puedes, me dices q viste, pues eres el sueño q todo escritor tiene a la hora de pensar en lo lectores.

Nicolas; y q te han dicho?

Princesita; (carita de verguenza del MSN)

baakanit dijo...

"Desde niño, había creído que la jerarquía del mundo estaba mal distribuida, pues los que construían los reinos, los que sembraban el campo, los que blandían y construían las espadas eran los últimos en importancia"

Bueno he llegado tarde por aquí, pero nada, esa parte entrecomillada, la considero el corazón del relato. Uno nunca puede menospreciar lo que hace, todo trabajo por pequeño e insignificante que parezca tiene un gran valor.

Saludos alguien, es bueno ver que los blogs dominicanos de literatura a estando floreciendo ultimamente.

Floralba dijo...

Lo que vi fue lo siguiente, has de cuentas que me lo dices a mi:

"Floralba, no deposites tus sueños, tus logros, tus éxitos exclusivamente en el reconocimiento de alguien más. Dios sabe lo que hace y como lo hace".

Alguien dijo...

Bakkanit; al mencionar me recuerdas q las cosas no pasan ni antes ni despues; pasan en el momento justo, pues me caen de maravilla. Haz acertado increiblemente al decir q alli raside gran parte del corazon del relato, pues es cierto, debemos apreciar lo q hacemos, debemos darnos nuestro propio valor.

Flor Alba; tus palabras alegran tanto a mi corazon q te nombro lectora oficial del Castillo de las Mil Moradas. Excelente forma de elevar un texto, excelente. mil gracias, eres un amor como lectora :-D

Alberto!!! dijo...

woa... exelente.
de alguna u otra forma... somos estudiantes y maestros, plebes y emperadores.

me encanto.