miércoles, febrero 07, 2007

Frío de Verano

El verano ya comenzaba a tocar la puerta, y el calor se volvía más intenso día tras día, como quien se fortalece al devorar. Eso no era nada extraño en la ciudad de Santo Domingo, lo extraño era porque aquella noche sin razón alguna el frió lograba hacer titiritar hasta el ultimo de los huesos.

Erudio Santos se paro en la puerta de la cocina, conjunto al patio y oyó como los perros lloraban.

- Los muertos deben estar muy revueltos que hasta el clima han cambiado hoy. Dijo más en tono de queja, que en forma de comentario.

- ¿Por que los vivos culpan de todo lo que no entienden, Justamente a los que no entienden? Respondió Don Erundo desde el fondo del patio.

- No se. Respondió Erudio, acaso la eternidad no te ha dado todo el conocimiento que anhelabas. Respóndeme tú.

- Tendrías que estar muerto para poder entender aunque sea una cuarta parte. Respondió don Erundo con ese deseo amargo del que desea partir, pero el miedo no se lo permite. Aunque realmente ese no era el caso.

Desde la muerte de Don Erundo, Erudio quedo solo en la casa. Todos desaparecieron como de alguna extraña manera lo hicieron las riquezas que ostentaba la casa azul que engadardonaba la calle cruz de la zona colonial.

La casa fue construida en los tiempos en que Nicolás de Ovando era gobernador de la ciudad, y con ella se estableció la dinastía de la familia de los Santos. Desde su inauguración fue el centro de gloriosas fiestas y mucha de la vida social giraba en torno a ella y cada generación vanagloriaba la estirpe, adecuando la casa a la época y aumentando las arcas de la familia.

De esta manera supieron llevar cada fracaso gubernamental que ha regido la historia de esta parte de la isla de Santo Domingo.
-“El país nunca había visto tanta consistencia en ninguna otra familia!”

Era el grito de orgullo que ensordecía a todos los presentes en las fiestas que ofrecía Don Erundo, Y mi hijo será la estrella del nuevo milenio.

-Carajo. Coño!

Desde muy pequeño Erudio mostró algo diferente a los rasgos característicos de los gloriosos “ de los Santos”.

Era mucho mas callado de cabellos abundantes, ojos negros, piel canela, un poco bajo y muy delgado.

Era de un temperamento muy pacifico, el cual encolerizaba a don Erundo, que decía:

-“Coño en que diablazo he fallado, he buscado la familia mas prominente del país y le he transmitido el legado del triunfo, coño donde diablos he fallado.

En las palabras de Don Erundo se puede ver lo que realmente era el temperamento de “De Los Santos”, indomable. Don Erundo era de una presencia abruta, brusco hasta el mas mínimo detalle físico.

Desde temprana edad, los conflictos entre padre e hijo eran el día a día de la casa hasta que terminaron con la vida de Maria Celeste, madre de Erudio. Ella nunca se sintió pertenecer a esa casa, siquiera el día de su muerte.

En la caja se veía tan bella como lo fue siempre. El pelo le llegaba hasta la cintura y su piel parecía intacta. Erudio lloro ante la caja de caoba, y pidió que no la enterraran, que aun su madre tenía vida.

Su padre lo aparto de un empujón y empezó la marcha fúnebre más gloriosa que la ciudad nunca había logrado ver. Como era común en todo lo hecho por los “De Los Santos”.

Ante la tumba de su madre Edulio juro a voces de que se encargaría de destruir hasta el último vestigio del legado de los “De Los Santos”.
Fue la última y única vez que se le vio merecedor de la estirpe de los “De Los Santos”. Don Erundo lo ignoro.

-Es una de sus rabietas de marica. Luego se le pasara. Lo que importa es que al menos hablo como un hombre. Dijo Don Erundo, en tono de burla, sin el más mínimo gesto de dolor.

La parte que Don Erundo nunca imagino era que por primera vez Erudio si utilizaría el legado, pero seria en su contra y la lucha fue tan encarnizada que termino con la muerte de Don Erundo, dos años mas tarde y la confinación del mismo al patio de la casa azul.

La noche continuo su ritmo frió y la soledad pinto cada una de las paredes de la casa, con el más tenue color y la tristeza armo de miedo el alma de Erudio hasta que cuando volvió a caer en si, estaba caminando por el malecón, solo y sin rumbo.

Cuando ya había caminado unas dos horas logro ver sentada en el banco, la figura de una joven. A medida que se fue acercando logro comenzar a distinguir su cabello lacio color castaño, su cuerpo tan humano como ninguno de su estirpe logro admirar, piel suave y húmeda, labios que llamaban a la gloria y la parte que lo invito a sentarse con un hola perdido, los ojos café mas hermosos que la tierra nunca jamás volvería a ver.

Los primeros quince minutos no hubieron palabras, solo una mirada que atravesaba lo mas profundo de los ojos, y llegaba y se postraba frente al alma. Y una vez allí tomados de las manos, las caricias en el rostro hablaban de la vida que nunca se atrevieron a vivir.

El rompió el silencio de manera tímida:

- Siento que te conozco de toda una vida.

- Yo siento que te conozco desde antes que llegaras a ella. Respondió ella con una voz que parecía un concierto de Ángeles.

- Pero no logro recordar de donde. El respondió con un tono de vergüenza y pena a la vez.

- Me conoces de cada sueño que tuve y nunca logre; ella le dijo mientras una lágrima salía de sus ojos; y lamentablemente ese fue mi legado hacia ti.

- No entiendo, nunca te he visto y por que lloras. El dijo mientras inexplicablemente las lagrimas comenzaban a brotar de el también.

- Hace mucho tiempo atrás, dijo ella como quien devela el secreto que le llevo a la tumba. Viví mi vida de una manera feliz, olvide las estrictas reglas que consolidaban mi estirpe y decidí ser feliz. Desde el inicio fue difícil y estuve dispuesta a apartarlo como a todos, pero esa ternura de su mirada me derrumbo todos los muros de protección y por primera vez alguien de mi estirpe le dijo todo lo que sentía a un alma plebeya. Firmando así el pacto con su muerte. A pesar de todo lo que arriesgábamos durante mucho tiempo fuimos felices en los tiempos en que nuestras pocas obligaciones nos permitían salir y darnos lo mejor de cada uno. Rodrigo era su nombre y su simplicidad me tocaba el alma porque en él descubrí que la complejidad nos lleva a olvidarnos de los hermosos detalles que nos trae la simpleza exterior y la hermosura del alma. Todo era perfecto hasta que al el le llego el tiempo de la temprana madurez de trabajos forzados que le toca sufrir a los plebeyos y allí cuando me vi. sola le llame y le dije que el vació había roto el hechizo y él mas tonto aun, me dijo que me fuera con mi estirpe y que hiciera lo que me pidiera, al final todos tenemos que cumplir nuestro destino. No creo que el miedo y la falta de valentía hallan logrado una victoria más grande que aquella en toda la historia de la humanidad, agrego ella con tono de reflexión. Y así, mi estirpe me llamo y conocí quien seria la razón de tener que sentarme aquí todas las noches, a ver las olas que un día desperdicie por mi falta de confianza, por mi falta de deseos de felicidad, por mi amor a la seguridad que decenios de siglos han sembrado en nuestra cabeza, aun antes de que nazcamos. Y así conocí la razón que un día se escribiera en el libro de la vida y de la muerte que tu y yo nos sentaríamos aquí, frente a las olas, debajo de la luna llena que le hace tributo al frió de verano, que nos hace perder el miedo por las lagrimas que me permiten decirte:

“Hijo los muertos no lloran, y si lo hacen aun la vida les sonríe, lo demás es la falta de valentía que nos hace quedarnos atados a este mundo como quien solo existe para que el mundo no se quede desolado; no como quien vive porque ama a la vida y la vida de responde de igual manera”.

No culpes a nadie, pues nadie te creo, quien te creo solo desea tu felicidad, pero no puede obligarte a ella, esta es tu única parte en la historia. Los medios en los que naciste no son una razón para alejarte, sino la forma en que se considero más prudente para que puedas llegar a ella.

Los ojos de Erudio se segaron en lágrimas y cuando logro volver a ver, solo pudo sonreír al ver como la última lágrima de aquella joven la llevaba a unirse al mar.

Al otro día, fue al cementerio, logro desenterrar a su madre y lloro de nuevo al ver su piel aun intacta, excepto por los arañazos en su rostro por la desesperación de querer salir de la muerte que le regalaron por no poder gritar a tiempo y sus uñas llenas de madera que era inútil raspar, porque auque no lo creamos, a veces ya es tarde.

Al anochecer Erudio estaba sentado en frente a Don Erundo, lo miraba y sin entender cómo, sus ojos se segaron en lagrimas y cuando logro volver a ver, por primera vez logro ver una lagrima de Don Erundo De Los Santos, solo que lamentablemente lo hizo justo cuando esta se desaparecía con su imagen a través de la tierra.

Alguien.

20 comentarios:

Gabriel A. del Goto dijo...

entonces... frio?

NAYROBY dijo...

ES NECESARIO VIVIR LA VIDA HACIENDO LO QUE VERDADERAMENTE NOS HACE FELIZ....DE LO CONTRARIO LLEGARA UN MOMENTO EN EL QUE NO PODRIAMOS SALIR DE LA TUMBA EN LA QUE NOS HEMOS ENTERRADO.(excelente, como siempre.)

Joan Guerrero dijo...

Más bien, tristeza.

Harold Mc dijo...

que tye digo?? Da mucha pena man!

Aimee dijo...

triste.. bueno pero triste

F. K. Woods dijo...

No es triste, es realista... Cuantas veces no hemos despertado de una pesadilla dando fracias porque acabo, gracias porque era solo eso... Da miedo pensar que al final de los dias nuestro deseo mas grande sea que todo lo vivido se convierta en una pesadilla o en un error que podemos borrar. Erudio pudo haber tomado otra desicion, tomar la felicidad que por derecho le correspondia... cuantas veces no ha sido esta nuestra opcion?

Alguien dijo...

Coñoooooooooooooooo!!!!!!!!!!!!!!! eso es. No es triste, es realista, asi es la vida, y no queremos verlo y cuando lo vemos nos amargamos, esa no es la jodia solucion, la solucion tu la planteas magistrarmente, ES LA DESICION DE TODOS, NO CULPEN A NADA O NADIE MAS, SER FELIZ ES UNA DESICION. MI niña, gracias, simplemente gracias por permitirme ver la verdad tan clara (si yo se q yo lo escribi, pero te digo a diario q los textos crecen con sus lectores)

Palanteflash dijo...

cada uno es responsable de su realidad,y por ello cuando no detenmos a verla,nos entristecemos o nos alegramos.

saludossssssssssssssssssss

Laura E. dijo...

Y pensar que muchas veces nos vemos enterrados vivos en situaciones que nos ponemos nosotros mismos...lo mejor de todo es que esa misma voluntad que nos faltó en el momento de dejarnos caer es la misma que cual salvavidas evita que nos ahoguemos en nuestras propias incertidumbres. Sí, la vida puede llegar a ser un pozo sin fondo, pero nosotros podemos llenarlo con la negra tierra que nos rodea y salir airosos.
...me fascina el hecho de que siempre lo pones de manera que tengamos que pensar más... definitivamente tus historias son de aquellas que se nos quedan en la cabeza por un buen tiempo :)

Alma dijo...

...es la triste realidad, vemos escapar nuestras vidas, creyendo que estamos ¨viviendo¨ y en realidad no es mas que un teatro del cual formamos parte...

Dura, pero lamentablemente, como en el cuento...siempre es tarde.

Muy bueno...Saludos!

(ar0l!na l-lernanl)ez dijo...

Es simple tres palabras :. Hoy
tkm:. No se que me traiga la vida, por eso es HOY cuando debo ser feliz, vivir, compartir, expresarme :.
Que nunca se te haga tarde :D
Cada segundo cuenta :. bexitos

Gypsy German dijo...

Definitivamente ser feliz es una decisión, e independientemente de todo lo que pueda dañarnos, nada podra tocarnos si no lo queremos, tenemos el arma mas poderosa, nuestra actitud, y el derecho propio de no permitirnos sentirnos afectados.

Te dejo mis bendiciones, luz...

Gigi German

alegriadequerer dijo...

ser feliz!!! es un encato que yo disfruto con frecuencia, pase a leerte y esta vez me resulto encantador... te dejo un beso con Alegria

Goyitrina dijo...

Ser feliz o triste es cuestion de una decision, pero no es tan facil. Vale la pena ser feliz cuando nada sale bien??

Espero que si.

Maiky´s homme dijo...

felisidad, tristeza o realidad you choose

Bohemio dijo...

exacto, ser feliz es una decicion, la tristeza talvez solo sea un medio de persepcion, como dicen"para algunas personas no existe la alegria, solo formas diferentes de tristeza"
buen post, cuidate

Marie dijo...

Hola

Había tenido la oportunidad de leer este relato antes, pero no de dajarte un mensaje. Me gustó mucho. Nos seguiremos viendo.

««Ariadne»» dijo...

{{ quien te creo solo desea tu felicidad, pero no puede obligarte a ella}}

me encanto ese pedacito sobre todo!

Taina Atabeyra dijo...

Sobresalta de tu escrito la emoción, la tristeza que nos embarga al darnos cuenta del mundo en que vivimos, lamentablemente, muchos se quedan en esa tristeza y no ven un poco más allá.

Excelente escrito. Muchas felicidades!

Alguien dijo...

Señores Gracias :-D