sábado, julio 16, 2011

Un Chorro de sueños

Su niña era preciosa, unos enigmaticos ojos marroquies envolvian todo el misterio de medio oriente. Su esposo la dejaba en el cuartito de Doña Juliana todos los lunes, apenas cuando los rayos del Sol iniciaban a estrirarse, mientras se iba a recorrer todo el sur profundo, fiando sus mercancías y celebrando con vítores cada centavo que le pagaban, entonando la frase que le haría famoso, “están pagando, están pagando”.

Hasta el viernes, en la mesa de Don Julio, una prosecion de platanos, huevos, leche, queso, mantequilla, pan, pescado, carne, entre tantos, la esperaban junto a los cubiertos, la hospitalidad y una amplia sonrisa. Que El alimentara a todo cuanto lo necesitara sin esperar absolutamente nada a cambio, eran tan natural como el rio que culminaba su recorrido con un freso baño en el mar.

- Doña Ana.
- Digame Don Julio
- Y uste’ va a cre’ que va’ a veni’ tiempo que si no e’ po’ un peso, nadie va a ve’ comia’.
- No don Julio, y como va a ser. El dominicano tiene el dar en la sangre.
- Ute’va a ve’.

Ese era el recuerdo que sumergió en el limbo a Doña Ana, muchos años después, en el patio de la casona fruto del trabajo incansable de su marido El Turco, ahora prospero comerciante millonario.
Mientras su hija, le llamaba a gritos, sin saber qué hacer con el mendigo de ropas raídas que esperaba diciendo;

- Un vaso de agua y algo de comida por la Misericordia de Dios –

Agua que salía a raudales por la llave a la que ella había enviado a su pequeña, para ver si con eso se quitaba el pordiosero que estorbaba frente a su vivienda.

Agua que ella juraría hasta el día en que cerró los ojos postrada en su lecho, que al salir clarito iba diciendo;

- Ute’ va a ve’, Ute’ va a ve’.


Aylan Pérez.

2 comentarios:

Avalon's Butterfly dijo...

:)

Convencion IGA RD 2012 dijo...

III convención gnóstica de Centroamérica y el caribe 2012 República Dominicana. Mas información en: www.convenciongnostica2012.blogspot.com